Las Gargantas de Tolmin, otra joya natural eslovena

Las eternas olvidadas. Qué difícil es competir con las gargantas de Vintgar, pero es que estas últimas tienen una ubicación privilegiada, en Bled, y encima su recorrido es más extenso. Pero son diferentes, así que ambas merecen una visita si vas a conocer el país y tienes tiempo.

Llegar a las Gargantas de Tolmin debe ser fácil, pero para nosotros no lo fue… nos perdimos, dimos varias vueltas, ni el GPS nos llevaba, tuvimos que preguntar… hasta que finalmente conseguimos llegar! Cuál había sido el problema? Estábamos buscando el sitio como “gargantas de Tolmin” o “Tolmin gorges”. Error. Tienes que buscarlo como Tolminska Korita.

Está a unos 2 km (10 minutos) del pueblo de Tolmin y hay una amplia zona de aparcamiento en el exterior donde empieza el sendero. La entrada cuesta 4 euros y está todo perfectamente señalizado. Es una ruta muy light, pero preciosa, como todo en Eslovenia jeje

La mujer que nos dio los tickets, que está en la caseta de entrada del sendero, era un auténtico encanto la verdad y nos dijo el que para ella era el mejor recorrido (algo diferente al que venía en el plano-guía que nos dio, pues sugería hacerlo en sentido contrario, y la verdad es que fue buena idea).

Los desfiladeros, que forman parte del Parque Nacional del Triglav, tienen una longitud de 200 metros y un ancho de 5 a 10 metros. Empezamos el sendero y nos fuimos adentrando poco a poco entre los impresionantes desfiladeros. Naturaleza pura! qué maravilla de lugar! Nos metimos por las llamadas cuevas de Dante, y descubrimos uno de los puntos más fotografiados de Tolmin, la cabeza del oso. Se trata de una enorme piedra que se desprendió de la montaña y que quedó atravesada en mitad del desfiladero, y cuya forma recuerda a la cabeza de un oso, de ahí su nombre como te estarías imaginando ya. También cruzamos el famoso Puente del Diablo, con unos 60 metros de altura sobre el río Tolminka. Durante el trayecto de vuelta nos atrevimos a meter los pies en el río, la verdad es que aprovechamos para llenar nuestras botellas de agua… Qué frío!!!!

La Cabeza de Oso se puede ver desde distintas alturas.

El Puente del Diablo.

Nuestra visita a las gargantas de Tolmin fue el mismo día que bajamos la carretera de los rusos desde Kranjska Gora hasta Bovec, y tras haber practicado rafting en el Soca. Aprovechamos para acercarnos a Tolmin y de allí cogimos el tren para coches para volver a Bled cómodamente. Es mejor que coger la carretera de montaña. Primero, porque es más rápido y no tienes que conducir, y segundo porque mola mucho la experiencia y los paisajes no tienen desperdicio. En nuestro post sobre este viaje en tren a bordo de tu coche tienes toda la información sobre esta experiencia!

7 comentarios en «Las Gargantas de Tolmin, otra joya natural eslovena»

  1. Bonito recorrido 🙂 bueno saber lo de que es mejor hacerlo al revés! generalmente me voy por esos senderos en sentido contrario por despistada 😉

    Saluditos!

    Responder
    • si, la verdad es que en Eslovenia la gente es súper encantadora y tomamos nota de la recomendación de la guía… aunque ya podrían haberlo indicado directamente en el mapa del sitio ejeje cosas que pasan… un besazo viajera!

      Responder
  2. Hola,
    Estamos pensando de visitar Eslovenia este verano y después de leer tu blog, me muero de ganas.
    Una pregunta, viajo con dos niños pequeños, de 6 y 4 años, recomiendas estos desfiladeros para ir con ellos? son peligrosos y difíciles?
    Me encantaría poder ir, ya que hemos hecho un par de ellos en Croacia y en Grecia, de solteros y nos encanta, pero me da miedo que no sea apto para ellos. Me puedes aconsejar tu que ya los conoces?
    Gracias.

    Responder
    • Hola Clara! Menudo viajazo os espera! ya verás que les encanta el país. No hay problema para ir con los peques, está muy bien acondicionado el sendero y no es largo ni duro! Nosotros vimos muchas familias por allí, al igual que en Vintgar. Ya me contarás qué tal! Disfruten mucho!! un abrazo viajero!! Arian

      Responder

Deja un comentario