El Riad Shambala, un alojamiento único en Marrakech

Nunca me he quejado del tema del alojamiento en Marrakech, porque hay infinidad de riads y la verdad es que son bastante baratos. Y aunque tampoco me quejo del que cogí el año pasado (aunque no tenía aire acondicionado y superábamos los 50 grados) lo cierto es que en esta ocasión el de esta vez, el Riad Shambala, me ha encantado. Es muy bonito, pequeño y acogedor, no tan céntrico como otros, pero tampoco muy alejado (está dentro de la Medina, a unos 15 minutos a pie del centro o a 2,5-3 euros en taxi). Pero lo que realmente me enamoró fue el trato. Y qué importante es eso. Creo que de todos los viajes que he hecho, es uno de los sitios en los que mejor me han tratado. El propietario, Mohamed, aparte de hablar español, es un hombre encantador y muy detallista.

Desde nuestra llegada nos sentimos muy bien acogidos, siempre pendiente de todo. Desayunos impresionantes listos antes de irnos, pero una bolsita con dulces y botella de agua para llevarnos a las excursiones, un delicioso té (de los mejores que he probado nunca), una invitación a una increíble (pero increíble de verdad) cena nuestra última noche, que no nos dejó pagar, por más que insistimos. Y por si todo ello fuera poco, el día de nuestra salida (que él no pudo estar para despedirse, pero nos llamó por teléfono para desearnos buen viaje de vuelta a casa) nos dejó una cesta regalo con especias, cosméticos de aceite de argán, pintalabios mágicos, tan de moda ahora en España…) No tengo palabras. Me siento muy agradecida y espero volver si algún día viajo de nuevo a Marrakech.

Por todo ello escribo este post, pues no suelo hacer reviews ni recomendaciones de alojamiento, pero la ocasión lo merecía. Si estáis pensando conocer Marrakech, os recomiendo este riad.

 

Imagen de Viajando con Fer y Vero
Fotografía de Viajando con Fer y Vero
Foto de Viajando con Fer y Vero

Deja un comentario