Fin de año en Roma con amigos

Aprovechar las fiestas de Navidad para darse una escapada a alguna ciudad europea es siempre un acierto. Se nos vienen a la cabeza decenas de propuestas, pero mejor te contamos cómo lo vivimos nosotros el año pasado en una de las ciudades que más ganas teníamos de conocer, Roma.

Viajamos a la ciudad del amor del 26 de diciembre al 3 de enero, pasamos la mayoría del tiempo en Roma, del 26 al 1, y luego nos dimos una escapada exprés a Florencia y Pisa. La idea, lógicamente, era pasar la noche de fin de año en Roma.

La decoración y el ambiente navideño

Lo mejor de viajar en estas fechas es que las calles están iluminadas y adornadas, y que el paseo tiene esa agridulce mezcla de frío y olor a castañas. Los escaparates se ponen sus mejores galas para atraer compradores, las plazas se llenan de vida, aunque la ciudad siempre, en cualquier época, tiene una marea de gente que inunda cada recoveco.

Mercadillos navideños

Me esperaba más. Los de París me sorprendieron mucho, pero en Roma hay muy pocos. En la Plaza Navona había varios puestos y atracciones infantiles. Y luego obviamente en el Vaticano hay un espectacular belén.

La cena de fin de año

Si te has decidido a pasar el fin de año allá y no vas a comer en casa de ningún amigo o familiar, lo mejor es que reserves en algún restaurante del centro. Tendrás muchas opciones, para todos los presupuestos, pero no puedes esperar a última hora.

Nosotros estuvimos viendo opciones antes del viaje pero quisimos esperar a llegar allí. Finalmente nos decantamos por uno de los muchos restaurantes que hay por el centro; la mayoría ofrecen menús desde los 20 a los 40-50 euros, con entrantes, plato, bebida y postre.

Estos eran nuestros entrantes, y luego de plato principal a elegir carne o pescado! Y nuestro menú incluía hasta las uvas! y eso que en Italia no hay campanadas como en España. La verdad es que estuvo bien. Nos pusimos nuestras mejores galas y pasamos un rato bastante agradable.

Los fuegos artificiales y la fiesta

Si estás en Roma busca un lugar especial para dar la bienvendia al nuevo año. Hay muchos puntos de la ciudad donde poder hacerlo, cada rincón es especial. Nosotros nos decantamos por el Coliseo, con sus fuegos artificiales.

Ve con tiempo, nosotros nos vimos corriendo como locos para llegar antes de que dieran las 12, porque las calles estaban tan llenas de gente que apenas se podía caminar. Y una vez allí nos encontramos con una inmensa multitud. Si quieres coger un buen sitio, no esperes al último momento. Nosotros nos metimos por dónde pudimos y vivimos “las no campanadas” de una forma muy especial. Una vez que se dan las 12, después de una cuenta atrás, comienzan los fuegos sobre el Coliseo y el júbilo y la celebración de la gente!

A partir de aquí empieza la fiesta. Tendrás muchas opciones de fiestas en discotecas y pubs, pero como en todos sitios, no son baratas, así que si no quieres gastar, apúntate a un plan gratuito como el nuestro: un concierto al aire libre en el Circo Massimo. Lleno pero tampoco súper masificado, y con ambiente. La gente bebiendo en la calle (de hecho puedes comprar cervezas a buen precio sin problema a los vendedores ambulantes) y mucho turista por allí. También mucha seguridad. Y no te voy a engañar, mucho frío!

Espero que este post te haya servido para organizar tu escapada navideña a Roma, y si aún no te decides por ningún destino, sabes que Italia nunca defrauda, y Roma mucho menos. Cuéntanos tus vivencias navideñas en Roma o en cualquier otra ciudad!

Obviamente nuestro viaje navideño dio para mucho, así que cierro este post con el vídeo resumen de nuestro paso por la ciudad eterna. Espero que te guste!

Deja un comentario