Florencia en un día (y bajo la lluvia)

Nuestro reciente viaje a Roma nos permitió una escapada exprés a Florencia, ya que como nuestro vuelo de vuelta salía de Pisa, no queríamos perder la oportunidad de pisar la Toscana italiana. Tomamos el tren desde Roma y en apenas 2 horas estábamos ya allí (fueron poco más de 20 euros). A nuestros amigos Paula y Jochu  les encanta el arte y la verdad es que Ricky y yo no somos mucho de museos, pero Florencia se adapta a todos los gustos… y tiempos!

Eso sí, la admiramos bajo la lluvia, y es que aunque el día anterior cuando llegamos brillaba el sol en todo su esplendor (llegamos a mediodía y a las 5 y algo era ya de noche), a nosotros nos cogió neblina y mal tiempo. Pero sabes que? esto no nos impidió disfrutar de Florencia, la recorrimos bailando bajo la lluvia!

Y aunque 24 horas no dan para mucho (razón por la que esperamos poder volver algún día a esta preciosa ciudad, para disfrutarla y recorrerla con más calma), un día es suficiente para conocerla un poquito y empezar a quererla. Por ese motivo te traemos esta lista de sugerencias de qué ver y hacer en Florencia en un día:

1. La Plaza del Duomo

Podría decirse que es el lugar más famoso de Florencia, y no es para menos. Su impresionante catedral, el campanile de Gioto y su famoso batisterio, hacen que sea uno de los puntos más turísticos de esta ciudad.

La catedral impresiona. Es imponente, con una fachada preciosa y llamativa. Su cúpula de 45 metros, es bellísima (la puedes admirar bien desde el Campanile). Eso sí, si quieres entrar, ármate de paciencia porque te espera un rato de cola. Nosotros no pudimos hacerlo. La verdad es que cuando uno viaja con tan poquito tiempo, no puede visitar todo cuanto le gustaría.

Al campanile sí subimos. Nos encantan las vistas desde lo alto. Paraguas en mano hicimos la cola (la verdad es que yendo a primera hora apenas tardas unos 10-15 minutos) y pagamos la entrada, que nos pareció algo cara (20 euros), pero incluye entradas a otros museos y lugares. Si lo único que te interesa es el campanile, como a nosotros, es un precio alto, pero si aprovechas para visitar el resto de lugares, bien merece la pena.

Prepárate para subir escaleras. Y subir. Y subir. Y subir. Creí que iba a hiperventilar. Se nos hizo eterno. Pero al llegar arriba, las vistas merecen el esfuerzo. Ni siquiera la lluvia pudo quitarle emoción a la experiencia ni belleza a las vistas.

En cuanto al Batisterio de San Giovanni, es una obra de arte. Considerado el edificio más antiguo de la ciudad, es famoso por las Puertas del Paraíso. La más importante es la que da justo hacia el Duomo, que le llevó a su autor, Lorenzo Ghiberti, nada menos que 26 años de trabajo. Están compuestas por impresionantes paneles hechos en relieve, cada uno de los cuales representa un pasaje del Antiguo Testamento. Te alucinará, y eso que no verás allí las originales, que desde 1990 están en el Museo del Duomo.

Con el ticket del campanile puedes entrar gratis, apenas te llevará unos minutos pues el interés especial de este edificio está sin duda en su exterior.

2. El puente Vechio

El “puente viejo” es el punto más romántico de la ciudad. Data del siglo XIV y es el puente de piedra más antiguo de toda Europa, pues consiguió sobrevivir a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

Su singularidad son los puestitos que lo llenan de vida. Antaño en manos de carniceros y hoy de joyeros y artesanos. Nosotros lo visitamos de noche, y no todos estaban abiertos, pero igualmente es un lugar lleno de vida, con músicos tocando en vivo, gente paseando y disfrutando de las vistas y por supuestos turistas agolpándose en sus barandillas para sacarse fotos.

3. La Plaza de la Señoría

Arte, historia, vida… Esto es lo que encontrarás en la Piazza della Signoría. Te tendrás que detener un buen rato para admirar este inigualable museo al aire libre, desde su famosa fuente de Neptuno, a sus esculturas: Hércules y Caco, Perseo con la cabeza de Medusa… y por supuesto la réplica del David de Miguel Ángel, pues un día éste fue el sitio que ocupó esta gran obra de arte (que hoy se encuentra en el Museo de la Academia). Encontrarás aquí también el Palacio Vechio.

Es un lugar lleno de movimiento y actividad, con terrazas y restaurantes alrededor.

4. La Plaza de la República

También en pleno centro se encuentra esta animada plaza. Está rodeada de tiendas, terrazas y restaurantes. Y alberga el llamado Mercado Nuevo, lleno de puestos de textiles, pieles y bolsos, y que alberga una singular escultura de un jabalí, el “Porcellino“. Aunque el original está descansando en la Galería Uffizi, dicen que esta réplica también concede deseos, así que no te sorprendas cuando veas a todos los turistas agolpados a su alrededor, esperando su turno para tocarlo y pedir su deseo.

5. El mirado de Miguel Ángel

Dicen que desde aquí se tienen las mejores vistas de Florencia. Nosotros no pudimos ir dando un paseo porque llovía bastante esa mañana, pero aprovechamos el bus turístico para acercarnos. Sin embargo, dado el poco tiempo que teníamos antes de tomar el tren a Pisa, y viendo el frío que hacía y la lluvia que no daba tregua, no pudimos ni bajar. Quizás cuando volvamos algún día podamos disfrutarlo más.

Si vas a visitar Florencia, aprovecha al máximo el tiempo, porque la ciudad tiene mucho que ofrecer, y madre mía cómo se come de bien!!! y si vas de visita relámpago, como nosotros, elige lo que más se adapte a tus gustos e intereses.

Y si ya has estado… Cuáles son tus lugares favoritos?

 

 

 

 

 

 

 

6 comentarios en «Florencia en un día (y bajo la lluvia)»

  1. Tengo pendiente otra visita a esta encantadora ciudad. Estuve de paso (sin lluvia) y no he podido conocer todo lo que me gustaria. Pero me encantaron las visitas a las Galerias Uffizi y Adeccademia. ¡Maravillosas!
    Gracias por compartir!
    Un abrazo.

    Responder
  2. Florencia en un día me parece imposible… bueno, posible es porque solamente hay que ver tu post, pero es una ciudad que merece días y días de paseos entre sus palacios e iglesias. ¡¡Tienes que volver!!

    Responder

Deja un comentario