Viajar a Isla de Sal, una desconexión total

Viajar a Isla de Sal es dejar las preocupaciones en casa, olvidarte del reloj y disfrutar de lo que yo siempre llamo los pequeños grandes momentos de felicidad. Y es que allí la clave está en la simpleza. La vida transcurre a otro ritmo, sales a la calle con el bañador ya puesto y te tiras en sus preciosas playas de arena blanca y aguas turquesas, o coges la tabla de surf, y las horas pasan dulcemente, no vuelan, porque las saboreas…

Hablas con algún simpático local, ese que has conocido en la playa y que te vuelves a cruzar en el bar, con el que coincides en una excursión y con el que brindas en el bar de moda en Santa María. Y broma tras broma es como si os conociérais de siempre… hasta puede que te pida que le regales un sombrero a cambio de una tabla de paddle board…

Isla de Sal es de esos sitios por los que quizás algún día soñarías dejarlo todo y dar un cambio radical en tu vida, o quizás tan sólo un paréntesis de tu vida cotidiana… El caboverdiano vive feliz, sin grandes pretensiones, con el único propósito de coger unas buenas olas, disfrutar de un buen pescado y gastarse medio sueldo en fiestas… No necesitan más, y eso se contagia!

Son muy familiares y muy educados, y desde el primer minuto te harán sentir bien, aunque no lo olvides… sigue siendo un país algo pobre, así que no esperes encontrarte infraestructuras tipo República Dominicana o Riviera Maya. En cualquier caso, justo ahí encontramos nosotros esa esencia africana que tanto nos gusta. Aires de decadencia y de humildad, impregnados de una felicidad y un buen rollito que se pega! y sí, un toque rastafari como el de Gambia, aunque en menor medida.

Nosotros estuvimos una semana y esto sí que fueron auténticas vacaciones, de las de descansar y no hacer nada, salvo tirarte a tomar sol y pasarlo bien!

Mucha gente nos pregunta si vale la pena ir, la respuesta es sí. Lo hemos disfrutado muchísimo y necesitábamos ya un viaje de este tipo! Y tú, te animas?

9 comentarios en «Viajar a Isla de Sal, una desconexión total»

  1. Pues claro que me animaría, y quien no después de ver vuestras fotos y las descripciones de esa maravillosa tierra!
    Me lo apunto muy alto en mi lista.
    Un saludo

    Responder
  2. Hombre qué merece la pena ir. Te he seguido durante tu viaje y me has dado una envidia que no veas!!! Solo por tumbarme en una de esas playas y desconectar del curro… Sería tan maravilloso que me pongo mala con solo pensarlo jajaja Saludos

    Responder
  3. No lo podiais haber descrito mejor!! Sin duda, una experiencia inolvidable, sobretodo la noche en kite beach en busca de la tortuga… Un placer haber compartido con vosotros ese momentazo!! Un beso

    Responder
    • Hola preciosaaaaa!!! qué alegría saber de ti!!! pues sí, esa experiencia fue única! tengo ganas de compartirla en el blog, omitiendo algunos detalles, eso sí jajajajaja o puede que no! qué tal por andalucía? avisen cuando vengan a Tenerife! un besazoooo!

      Responder
  4. Pues la verdad que no me lo había planteado, pero tiene muy pero que muy buena pinta…se os ve muy pero que muy relajados!
    Como está el tema de las vacunas alli? Las agujas me dan mucha manía!
    Saludos viajeros
    Pilar

    Responder

Deja un comentario