Conociendo el Marruecos más profundo

El sábado deje atrás el estrés, la suciedad, la inseguridad, pero también el encanto de Casablanca para adentrarme en lo más profundo de Marruecos, para ir a casa de mi amiga en un pueblito en mitad del desierto, llamado Tan Tan.

El trayecto en guagua (bus) duró cerca de 14 horas, pese a que en principio tenía previsto que fueran unas 9. Tres o cuatro paradas y kilómetros y kilómetros de carretera, pasando por Marrakech, Agadir y atravesando el desierto del Sáhara. Los pies hinchados, la espalda destrozada, pero metida de lleno en una aventura sin duda irrepetible. Dicen que la mejor manera de conocer un país y una cultura es viviéndolo como lo hacen sus gentes y mi viaje sin duda camina en esa dirección.

Aún no me he quitado mi corona de princesita europea y sigo quejándome de ciertas cosas, pero en general me he ido adaptando bastante. Sigue sin gustarme como huele esto, sigue molestándome que la gente eructe delante de los demás y siguen sorprendiéndome los baños y las casas… Pero al mismo tiempo sigo encantada con la hospitalidad, sigo probando y saboreando las comidas… Y disfrutando de esta experiencia lo máximo que puedo. Además en estos días voy a aprender a preparar te y algunos platos típicos!!

20130813-235054.jpg

20130813-235125.jpg

1 comentario en «Conociendo el Marruecos más profundo»

Deja un comentario