Así fue mi aventura marroquí

Hay viajes que te apasionan, que te acercan a otras culturas, que te aburren o que te divierten, de los que no te acuerdas, de los que recuerdas toda la vida, individuales, en pareja o en grupo, con familia, con pareja o con amigos… hay infinidad de tipos de viaje, y todos dejan alguna huella. Marruecos ha sido sin duda el viaje de mi vida, la experiencia vital que siempre había querido experimentar, y en este sentido puedo decir que me ha cambiado y mucho.

Viajar sola, aunque por el camino se busquen compañías y se hagan amistades, es algo único. Difícil en muchos sentidos, pero gratificante. Si. Hoy me siento orgullosa de mi misma, más que nunca. He podido hacerlo, he soportado muchas miserias, me he enfrentado al cambio cultural y he sabido adaptarme, incluso en ramadán, y he luchado contra mi nostalgia, mis miedos y mi soledad. No me he rendido ante el cansancio, las malas condiciones, los momentos difíciles ni los problemas que me encontré en el camino. Y, gracias a ello, he disfrutado, no sólo de una experiencia, en muchos sentidos maravillosa, pues viví tantísimos momentos estupendos, sino también del aprendizaje. Me he probado a mi misma, me he conocido mejor y he sentido más que nunca esa especial conexión que tenemos con el mundo y con las personas.

Despojarse de todo y abrirse camino desde cero, conociendo gente, costumbres, rincones… Eso ha sido para mi Marruecos. Ya lo decía desde el principio: mi aventura marroquí. No defraudo. Fue un auténtico reto. Y cuando en el segundo día todo se torció con mi campo de trabajo seguí con mi viaje, viviendo como una marroquí más y más tarde como una turista mochilera.

Conocí lugares, casas y familias de lo más humilde, y allí vi felicidad y sentí hospitalidad. Los que más dan son los que menos tienen. Eso es ya sabido. Vi miserias, padecí inseguridades y muchas incomodidades, muchas de ellas derivadas de ser mujer. Las supere. Escuche a cientos de personas en una lengua imposible de entender. Pero pude comunicarme con ellas y me esforcé por conocer.

En definitiva, con todo ello, puedo afirmar que ha sido una vivencia útil, que he conocido una nueva forma de viajar y que estoy segura de que será sin duda el principio de una nueva etapa.

20130923-014224.jpg

10 comentarios en «Así fue mi aventura marroquí»

    • Gracias!!! Todos debemos pasar por experiencias de este tipo en la
      Vida!! Tu también lo debe saber mejor que nadie!! Jeje el video prometo que pronto.. No he podido aún ni subir la mitad de las fotos!! 🙁

      Responder
  1. Qué gran resumen Arián, muchas veces nos empeñamos en contar nuestras vivencias “objetivamente” y nos olvidamos de lo que suponen para nosotros. Enhorabuena por esta aventura, y por el cambio de perspectiva que parece que te ha supuesto. 🙂
    Un abrazo
    Sara

    Responder

Deja un comentario