Visitar el campo de concentración Sachsenhausen desde Berlín

La visita al campo de concentración de Sachsenhausen es dura, no te lo voy a negar, pero es un imprescindible si viajas a Berlín. Poder conocer un poco la historia de este sitio y pensar en las atrocidades que cometieron los nazis te pondrá los pelos de punta.

Sin embargo, creo que es bueno conocer el pasado y preservar la memoria de este tipo de hechos históricos para que no se vuelvan a repetir.

Reservar el tour con guía

Si ya has tomado la decisión de visitarlo, yo te recomiendo que no lo hagas sin guía. El campo de Sachsenhausen fue demolido casi por completo y no tiene sentido visitar el lugar sin las correspondientes explicaciones de todo lo que allí aconteció y de cómo funcionaba el campo.

Mi amiga Yle y yo tomamos un free tour, con la misma empresa con la que habíamos hecho el de Berlín Alternativo, pero no era gratis. Tenía coste ya fijado, de 16 euros. Al disponer de la Welcome Card nos aplicaron un buen descuento y se nos quedó en 10,20 euros. Nos pedían además disponer del ticket de metro para llegar, que es el de la zona C. Si tienes la Welcome Card de zonas A y B, sólo tienes que pagar la extensión a zona C, que son 3,10 euros (por trayecto).

Puedes reservarlo con cualquiera de las empresas que se encuentran en la puerta de Brandeburgo, o bien puedes cogerlo con antelación. Este tour de civitatis está muy bien.

La visita a Sachsenhausen

Una vez salimos con el grupo, cogimos el metro a Oranienburg, y una vez que llegamos tuvimos que caminar unos 15 minutos hasta Sachsenhausen. Un consejo, si el tiempo no está muy bueno lleva paraguas, porque a nosotras nos cogió una lluvia fuerte durante este tramo de la visita.

Nada más llegar fuimos directas al centro de visitantes y ya allí nuestra guía empezó las explicaciones, que siguieron durante todo el recorrido. Visitamos el patio de formación, los barracones, la cocina, las celdas de castigo, la sala de autopsias, la enfermería (donde los nazis hacían experimentos, hasta con niños) y los crematorios.

Los baños de los barracones
La enfermería

Los tours hasta Sachsenhausen salen por la mañana, ya que duran varias horas, y como la visita se alarga hasta después del mediodía, te recomiendo que lleves algo de comer (o de picar) porque no volverás a Berlín centro hasta por la tarde.

Un poco de historia

El campo de concentración de Sachsenhausen fue construido en 1936 por los prisioneros de los campos de Emsland y disponía también de un campo de entrenamiento anexo para el personal del Reich.

Entre 1936 y 1945 se calcula que pasaron por allí un total de 200.000 prisioneros, de los cuales muchos murieron por enfermedades, por los trabajos forzados, los malos tratos y hasta por hambre, y también muchos otros fueron asesinados.

Posts Relacionados

Berlín en 3 días, del centro a los barrios, visitas imprescindibles

El teledisko de Berlín, de cabina telefónica a discoteca

Deja un comentario