Un día en Ottawa, qué ver en la capital de Canadá

Ottawa fue una de las grandes sorpresas de nuestro viaje por la costa este de Canadá. Queríamos combinar parques naturales y lagos con ciudades y pueblos, así que decidimos dedicarle al menos un día a la capital canadiense.

La urbe, mitad perteneciente a la provincia de Ontario y mitad a Quebec, combina a la perfección el bullicio administrativo propio de una capital con la actividad turística y de ocio.

Es un ciudad limpia, tranquila y con una exquisita mezcla de modernismo y algo de historia. No olvidemos que es una ciudad relativamente joven. Los edificios altos de cristal conviven con la arquitectura neogótica, dejando sitio a los espacios abiertos y parques que, junto al río Saint Laurent, consiguen restar los aires burocráticos de Ottawa.

Vistas desde Major’s Hill Park, uno de los espacios verdes del centro de la urbe.

Aunque es una ciudad algo grande, está dispuesta de tal manera que se puede ver todo perfectamente sin tener que recorrer grandes distancias, aunque para nosotros fue imposible abarcarlo todo a pie, por lo que optamos por el bus turístico también.

La visita comenzó en la colina del Parlamento. Allí se encuentran los tres edificios más llamativos de la ciudad: el Centre Block con su Peace Tower, la torre del reloj, donde están la Cámara de los Comunes, el Senado y la Biblioteca del Parlamento; el East Block, que alberga las oficinas del Primer Ministro y altos mandatarios; y el West Block, donde se ubican las oficinas de los parlamentarios.

El conjunto, de estilo neogótico, fue construido en el S. XIX, está situado junto al río y se puede ver desde cualquier punto de la ciudad.

Se puede hacer un tour por el interior, en inglés y francés. Es gratis pero hay que sacar ticket. Las oficinas para hacerlo están justo enfrente, al otro lado de la calle. Nosotros no lo hicimos porque preferíamos callejear.

El cambio de guardia es todo un must. Se realiza todos los días a las 10:00 en el césped que hay delante del Parlamento y dura una media hora aproximadamente. Nosotros no lo vimos porque en verano en esa fecha no se realizaba.

Lo que sí vimos fue una impresionante proyección de mapping en la fachada del Parlamento, narrando brevemente la historia de Canadá. Totalmente recomendado!!!

Otro de los atractivos de Ottawa es el canal Rideau, que se construyó en su día como una alternativa de suministro en caso de guerra para poder comunicar la ciudad con Kingston. Hoy se ofrecen muchas actividades en el canal: paseos en barco, piragua, o incluso patinaje sobre hielo durante el invierno. También hay paseos en barco por el río.

Justamente en barco se puede llegar hasta el Gatineau, la ciudad que está al otro lado del río.Tiene 60.000 habitantes y su propio ayuntamiento. Pero también se puede ir a pie, pues está conectado mediante puentes. Nosotros cruzamos por el famoso Puente Alexandra, que es tanto para peatones como para vehículos. Las vistas desde allí son impresionantes.

El Museo de Historia de Canadá (jueves a partir de las 16:00 es gratuito) se encuentra justo en la otra orilla y tiene un parque delante ideal para descansar un rato y tomar buenas imágenes de la ciudad.

Ottawa cuenta con muchos museos. Pero la verdad es que nosotros no somos mucho de visitar museos, y menos aún cuando tenemos tan poco tiempo en una ciudad. Lo que nos gusta es el callejeo.

Museo canadiense de la Guerra.

Galería de Arte de Ottawa.

Byward Market fue lo que más nos gustó de esta localidad, sin duda alguna. Es un mercado en cuyo interior hay puestos de comidas de todo el mundo y algunas tiendas. En el exterior hay un mercadillo callejero donde se venden productos típicos, artesanías, etc.

Las calles colindantes están llenas de vida. Restaurantes, bares y tiendas conviven con dichos puestos, a lo que se suman los artistas callejeros. Algunas zonas tenían unos marcados aires irlandeses. Si te gustan estos bares de estilo Irish, también aquí encontrarás tu lugar.

Esta zona nos gustó tanto que incluso dejamos de hacer un tour en barco que teníamos programado para pasar algo más de tiempo en esta zona tan animada y cool!

Pero por supuesto no puedes irte de allí sin probar los famosos dulces de Otawa, los de BeaverTails. Son unas masas dulces fritas con algún complemento dulce encima. Las hay de azúcar glass, caramelo, chocolate y plátanos, o incluso de oreo, como la que pedimos!

Muchas de las rutas que se programan por la costa este de Canadá dejan de lado Ottawa. Si te estás planteando incluirla o no en tu road trip, nuestra respuesta es que lo hagas! Tiene muchos atractivos cerca como el Omega Parc, así que no te supondrá mucho desvío y merece la pena al menos visitarla en un día!

7 comentarios en «Un día en Ottawa, qué ver en la capital de Canadá»

  1. Hola muy buena la info, te consulto si sabes de lockers o guardaequipaje en la terminal de micro o tren, ya que estoy planificando ir desde Montreal y luego seguir viaje a Toronto

    Responder
    • Hola Andrea, nosotros teníamos alojamiento y no necesitamos consigna, pero seguramente habrá, en las estaciones siempre suele haber. Si lo confirmas, coméntame por aquí y así servirá de ayuda para otros viajeros! Abrazos viajeros! y disfruta mucho del viaje! Ari

      Responder
  2. Impecable los consejos, muchas gracias. Quería consultarte sobre como moverse en Ottawa, nosotros somo una familia y alquilaremos un auto. saludos

    Responder

Deja un comentario